Un ferretero persistente

Un gallego llamado García abre una ferretería a dos pasos del Vaticano.

Como letrero del establecimiento cuelga un enorme crucifijo, y bajo la figura de Jesús clavado en la cruz, el galaico pone un cartel luminoso que reza: “CLAVOS GARCÍA. 2000 AÑOS DE GARANTÍA”

El escándalo es mayúsculo. Monseñor Fanfanni, editor del Obsservatore Romano, va personalmente a conversar con el gallego y, de la forma más fina posible, le explica que no se puede hacer este tipo de publicidad… ¡Y mucho menos en Roma!

Continúa leyendo Un ferretero persistente