bilinguismo

Bilingüismo

Es una cuestion de equilibrio, lo que siempre es difícil, (a mi modo de ver), dado lo encontradas que son las opiniones; parece la paradoja de la botella-medio llena, o medio vacia, todo depende del que la mira, más castellano o mais galego.

Lo practico y positivo seria un buen conocimiento de las dos lenguas y como eso pertenece al terreno de la utopia.

Me voy a mojar exponiendo lo que a mi modo de ver, sería positivo:

El conocimiento y estudio en lengua castellana aporta ventajas a todas luces, no voy a enumerarlas por obvio y de todos es sabido.

Que el gallego es para nosotros una lengua que llevamos impregnada en nuestros genes por nacimiento, en la que oralmente, mejor o peor nos expresamos en ella si lo consideramos necesario y podemos leerla perfectamente sin que nos la traduzcan (en el caso de que se lea)

¿Luego porque esa “teima”, (empeño) por la que si se estudia en castellano, se dejará de utilizar el gallego? y desaparecerá.

Otra cosa es el estudio en profundidad y seriamente de la verdadera historia de Galicia, no desde una óptica folklorica con las hazañas de unos buenos contra otros malos, que no conducen sino en deformar los hechos y a desconocer la realidad de Galicia desde los remotos tiempos en que viviamos en Castros.

Asi, creo yo, que aumentando el conocimiento de nuestra particular Historia llegariamos tambien a amar profundamente la tierra en que nacimos y no perdernos en estériles disquisiciones de si estudiando en gallego, se ama más a Galicia.

Aparte de gastar enormes cantidades de energía en defender una tesis sobre otra, lo que es caro, que digo caro, carísimo, y tratar de imponer un idioma, al que se tiene que llegar por deseo personal y no por imposición de nadie

Se que, no es políticamente correcto esta posición, ya que los nacionalistas creen que la salvación de la lengua gallega pasa en imponerla por decreto.

Y mi pregunta es ¿como se conservó con las variantes locales que se quiera, desde la noche de los tiempos?, sin que nadie tuviera la ocurrencia de hacer ningún decreto para salvarla, ahormarla y codificarla para que todos pensemos y nos expresemos de la misma forma.

Que abran las ventanas y los ojos y vean los ejemplos de otros paises cercanos, en que existen y coexisten dos idiomas, el propio y el impuesto por los invasores al que la inteligencia de sus “políticos” supieron conjugar, para beneficio de sus ciudadanos.

¡¡ Qué a la postre son los que importan!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *