ostras

Ostras de Arcade

En España se comercializan dos tipos de ostra, la plana o ostrea edulis, y la rizada o japonesa, casostrea gigas. Lo referido a continuación corresponden a la ostrea edulis o plana.

Otro de los mariscos estrella de Galicia, y que nos dió merecida fama, fueron las ostras, quien no recuerda la frase  – Ostras de Arcade –  que en otros tiempos se recolectaban de los bancos de ostras, donde se criaba en libertad.

Actualmente la mayoría de la que consumimos, son cultivadas en bateas – similares a las que se utilizan para el cultivo del mejillón – Pero aún hoy día, hay esforzados pescadores, que salen a su captura, en los pocos bancos naturales que quedan, cercanos a Noia, pero en cantidades que no pueden abastecer lo que demanda el mercado. Pero estas ostras con una superior calidad, es reconocida en la lonja, asignándoles un precio mayor, que las cultivadas en batea.

El método de pesca es similar a la de la vieira, con la salvedad de que al no estar enterradas,  el arte de pesca carece de los dientes, que en el caso de las vieiras es necesario para desenterrarlas, el arte recibe el nombre de “rastra” y consiste en un saco de malla de las dimensiones adecuadas, la boca del mismo va provista de un armazón metálico para mantenerlo abierto y en la parte inferior una plancha de metal, que al arrastrar por el fondo va recogiendo lo que encuentra.

Como todo lo que recoge no es aprovechable, deben seleccionar y devolver al mar lo no útil, entre otras,  todas las ostras que no tienen el tamaño comercial,  después de separarlas de las ostras que si lo tienen y a las que vienen adheridas, para que sigan creciendo.

Son famosas las vendedoras de ostras de la calle de la Piedra, de Vigo, actualmente muy modernizada, con mejores condiciones para su trabajo y eficaz protección en caso de tiempo inclemencia . Es una zona que merece ser visitada, tanto para poder degustar unas exquisitas ostras, como por el ambiente que existe durante la venta.

Las ostras están entre mis mariscos de concha preferidos, cada ostra que comes, parece que trae todos los aromas y sabores del mar, en su delicada carne.

Creo recordar que era el gran Alvaro Cunqueiro, el escritor mindoniense, que observa sentado, desde la estatua que le dedicaron en Mondoñedo, el  espectacular rosetón de la Catedral, y que daba unas reglas para comer ostras; decía: “nunca menos de dos ducias (docenas), llevarlas a la boca sorbiéndolas, darle un solo mordisco y tragarla, y cada tres ostras un grolo (sorbo) de vino y si es Alvariño mejor”.

En Barcelona existe o existía un restaurante, el mítico “Carballeira” en la calle Reina Cristina, donde tenían el mejor abridor de ostras que he visto, y quien podía resistirse ante aquel arte de presentarlas, por docenas en bandejas sobre un lecho de hielo picado.

Existen numerosas recetas para las ostras, como de casi todo, pero yo solo las he comido al natural y por lo tanto seria una falsedad  copiar y pegar una
receta, para incluirla.

 

Ostras al natural
Hermosa media docena de ostras  . . . .  si ya se, falta una, esa la comí yo, antes de poner la foto.

Buen provecho si alguna vez visitáis La Piedra de Vigo, o el mítico  Carballeira de Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *