image description

Mejillón gallego

(Mytilus Edulis o Mytilus Galloprovincialis). La especie cultivada en Galicia es la Mytilus Galloprovincialis.

Sabroso manjar, criado mediante ingenioso sistema de bateas. método de cultivo que se inicio en Catalunya a principios del siglo XX y posteriormente se traslado a Galicia, donde, dadas las características naturales de las rías, con sus mareas periódicas, y sus aportes de nutrientes hacen que su crecimiento y engorde sea muy rápido.

Recuerdo aun las bateas en el puerto de Barcelona al final de la escollera, (antes de su prolongación) donde las aguas debían estar mas limpias que actualmente, aunque años mas tarde debido a la contaminación, fueron trasladadas a Tarragona (si la memoria no me es infiel), pues las aguas del puerto, no reunían las condiciones sanitarias adecuadas.

En una esas bateas, propiedad de vecinos, probé mis primeros mejillones al vapor, y también mis inicios natatorios, rodeado de corchos, en las aguas del puerto de Barcelona.

Las golondrinas, embarcaciones de recreo, hacían un trayecto desde Colon, tenían parada, en el rompeolas, donde se degustaban los mejillones de las bateas, en establecimientos que allí había.

Los domingos de aquellos años, 40/45, éramos miles los barceloneses que pasaban las mañanas y tardes de los días festivos, en las rocas del rompeolas, merendando o simplemente paseando y contemplando el mar.

¡Perdón, por la regresión de mi memoria! Volvamos a los mejillones, que hoy en día por volumen de producción, Galicia es la mayor productora de ese bivalvo de Europa y la segunda del mundo después de China.

Su cultivo empieza por la recolección de la mejilla, que se encuentra de forma natural en las rocas de la costa, cuando esta tienen escasos milímetros de tamaño, que es colocada en las cuerdas que penden de las bateas (estructuras de madera reticulares con un sistema de flotación y anclaje en el fondo) sujetándola con una fina red, soluble en el agua, hasta que creen su propia sujeción.

Cuando se han desarrollado suficiente y con el fin de facilitarles espacio necesario para su engorde, se procede a lo que llaman desdoble, colocándolos en nuevas cuerdas y siempre protegidos por una red hasta que nuevamente se adhieren por si mismos a ella.

Obtienen su alimentación por filtración del agua, aprovechando los nutrientes que esta contiene, por lo que les afecta cualquier contaminación que sufran las aguas de su habitat, por esta razón, todos los moluscos deben pasar por una depuración, que certifique que son aptos para el consumo. Su capacidad de filtración es muy grande, de hasta 8 litros por hora.

Hoy en día se ha mecanizado bastante las labores, utilizando grúas para el izado de las cuerdas, que cuando están llenas de mejillones, aptos para el consumo, pueden pesar hasta media tonelada, maquinas para el enrollado de las redes de sujeción y otras mejoras que hacen los trabajos mas sencillos que antaño.

Podría decirse que la cría de mejillón fue el principio de la Acuicultura, en cautividad (sin alimentación externa) mas adelante vinieron las ostras, vieras y hoy en día se están cultivando otras muchas especies marinas, de altos precios en el mercado dada la escasez cada vez mayor en los caladeros.

bateas
Bateas de mejillones en el puerto de Lorbé

RECETA

Sin lugar a dudas, los mejillones al vapor, es la forma mas sencilla y a la vez mas sabrosa de comer este bivalvo.

Pero si se tiene la posibilidad de encontrar unos mejillones con abundante carne y precio asequible, podemos hacerlos, siguiendo la receta que emplean las conserveras para elaborar los sabrosos mejillones enlatados.

Cazuela plana de diámetro grande, vaso de agua en el fondo, 2 hojas de laurel, fuego vivo cazuela tapada, en pocos minutos los mejillones empezaran a abrirse(desechar los que no se abran).

Una vez abiertos los mejillones, sin dejarlos cocer demasiado, sepárelos de las conchas y resérvelos. Déjarlos enfriar y con unas tijeras quitar el viso (resto de su sujeción a las cuerdas) pues luego al comerlos no lo encontraremos.

En una cazuela ponga abundante aceite y un diente de ajo sin pelar dándole un pequeño golpe para romper la cubierta, una hoja de laurel, colocar los mejillones en la cazuela al fuego, manteniéndolos en el aceite hirviendo dos o tres minutos, apagar el fuego y dejar entibiar, quedaran listos para envasar (el freírlos, les proporciona una textura especial).

Preparar un bote de cristal, de boca ancha, limpio y esterilizado, y los iremos colocando en el bote.

En el aceite que sobró, se pone nuevamente al fuego añadiendo un chorrito de buen vinagre de Jerez y una pizca de pimentón (dulce o picante al gusto) poner en ebullición unos minutos y rellenar el frasco con esa preparación, cuidando que queden cubiertos los mejillones (se recomienda tenerlo en la nevera) luego vaya sacándolos y comiéndolos cuando lo precise.

Buen provecho.

VALOR NUTRITIVO DEL MEJILLÓN DE GALICIA
(por 100 gramos de vianda)
Proteinas 10,4 gr.
Lípidos 1,9 gr.
Hidratos de carbono 1,9 gr.
Agua 85,4 gr.
Yodo 0,035 gr.
Calcio 80,0 mg.
Hierro 4,5 mg.
Magnesio 23,0 mg.
Vitamina B1 (Tiamina) 0,1 mg.
Vitamina B2 (Riboflavina) 0,14 mg.
OTRAS SUSTANCIAS EN CANTIDADES INFERIORES
Vitaminas A, C e D
Calorías 62

*Fuente Consello regulador Mejillón de Galicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *