Bruselas subvenciona un restaurante

He intentado visitar el Museo etnográfico del Mazo de Santa Comba en diferentes ocasiones en los últimos años, y lo encontré cerrado en todas las ocasiones.

De lo único que pude disfrutar fueron las instalaciones de la cafetería restaurante, instalada en el edificio del Museo y conocer camareros y personal, que amablemente me atendieron.

Pero las instalaciones que corresponden al Museo etnográfico, el Mazo, el Molino, la Moa,  etc.  no fue posible (excepto la parte superior de la sierra, movida por energía hidráulica) que emerge solitaria en el centro de la cafetería.

Todo lo demás,  permanece celosamente oculto a nuestras miradas y curiosidad, tras unas rejas de hierro con su correspondiente candado.

Me pregunto: Si ya esta restaurado, ¿qué esperan para abrirlo al publico?

¿Qué opinión le merecería a Bruselas, si tuviese noticias del destino de sus aportaciones para la restauración del Patrimonio etnográfico de Galicia.

El entorno portentoso, magníficos aparcamientos, excelentes paseos, bonitos jardines, maravillosas vistas del río Chamoso.

¿ Será cierto que Bruselas subvenciona restaurantes, y no estamos enterados?

¿Quién es el responsable de tan monumental desidia, con el patrimonio etnográfico de Galicia?

Deseo visitar el Museo en su totalidad, y  no solo los edificios por el exterior,  supongo que ese será también el interés de otros  visitantes que acuden al Museo.

Mazo

Mi post fue publicado en el Progreso “Complexo pechado”  el 19/10/2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *