Los Templarios absueltos

El “proceussus” contra los Templarios, contiene el Folio Chinon, un pergamino de 70 cms. de largo y 58 de ancho, olvidado durante años en los Archivos Vaticanos y descubierto por primera vez en 2001…(694 años de olvido) estos archiveros, son unos descuidados.

En este folio se comprueba que el papa Clemente V dio la absolución al Gran Maestre del Temple, Jacques de Molay, y a sus hermanos de la Orden.

El Pontífice les permitió además “recibir los sacramentos cristianos y ser acompañados de un capellán” hasta los últimos momentos de su vida cuando fueron quemados en la hoguera, el gran Maestre de la Orden Jacques de Molay y Geoffroi de Charney.

Menos mal que el Gran Mestre del Temple Jacques de Molay, como no se fiaba de Felipe el Hermoso de Francia ni de Clemente V a pesar de su Folio Chinon, los emplazó en Juicio de Dios en plazo de un año.

“A raíz del martirio de Jacques de Morlay la leyenda mas divulgada es la que hace referencia a que en el momento de sufrir el suplicio, el maestre emplaza en menos de un año a comparecer delante del tribunal de Dios; al Papa y al rey de Francia. Clemente V fallecía al cabo de unas semanas 20 de Abril de 1314 y Felipe el Hermoso moría en Fontaineblueau el 29 de noviembre de 1314 a la edad de 46 años.” (El procés dels Templers Catalans – Jose Maria Sans y Trave)

El drama de los Templarios como orden militar-religiosa ha sido estudiada con enorme interés. Además de que su final súbito y trágico, le confiere una aureola de misterio, pero quizás también debido a la lejanía de los acontecimientos – 700 años – que dificulta la obtención de documentos fiables de aquella época, ahora parece que el Vaticano “abre sus archivos” y quizás, podamos conocer con mas detalle y rigor aquellos hechos.

Ya que los juicios fueron realizados por delegados papales, previo paso por las mazmorras reales y convenientemente torturados (en aquellas épocas era uso corriente su aplicación) a fin de obtener firmadas, las confesiones precisas.

Que en el fondo, quizás, sólo fueron lucha entre poderes – como sucede en la actualidad – el Temple en aquellos tiempos era una poderosísima multinacional, con ramificaciones en toda Europa, y se habían convertido en banqueros, Felipe el Rey de Francia según crónicas de la época tenia contraídas grandes deudas con la orden del Temple y una forma de librarse de ellos ( y de ellas) fue buscar la connivencia del Papa, que se avino a servirle en sus fines de acabar con el Temple, instrumentando una serie de acusaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *